Rosco de calabaza y nueces


P1150133bis

Hace un par de años no tenía ni idea de que se pudieran hacer bizcochos con fruta. En mi subconsciente flotaba la idea de la tarta de zanahoria, pero nada más. La compra hace unos años del maravilloso libro “La biblia de los pasteles” de Rose Levy Beranbaum, abrió para mí un mundo de posibilidades… y de estudio. Porque si algo caracteriza a dicho libro es la precisión, el afán por explicar de manera técnica todo el proceso de cocinar una tarta. No todo el mundo estará interesando en estos aspectos, pero en mi caso me fascina. 

La verdad es que es una receta muy sencilla y agradecida que os encantará. Eso sí, tendréis que esperar al día siguiente para comerlo. Os prometo que mejora notablemente de un día para otro.

Ingredientes (siempre a temperatura ambiente)

125 gr. de harina de repostería

5 gr. de bicarbonato

Especias: 1 c/p de canela, 1/2 c/p de nuez moscada, 1/4 c/p de clavo molido

1/4 c/p de sal

57 gr. de nueces molidas*

2 huevos grandes o 3 claras grandes**

163 gr. de azúcar moreno

108 gr. de aceite de oliva suave***

238 gr. de puré de calabaza ****

* La receta original especifica que ha de tratarse de nueces tostadas molidas gruesas. En esta ocasión ni las tosté ni dejé trozos muy grandes al molerlas y sabía igualmente delicioso. Habría que confirmar si la consistencia varía por el tostado (esto es algo que sí es muy importante en los polvorones).

** Para hacernos una idea, el peso, en cualquiera de los dos casos, ha de rondar los 100 gr.

*** Suelo utilizar este tipo de aceite en los postres, pero para ser más exactos con la receta deberíamos emplear 80 gr. de aceite de girasol y 28 gr. de aceite de nuez.

**** El puré de calabaza es muy sencillo de hacer (lo descubrí gracias al Rincón de Bea) si tenemos un utensilio para cocer al vapor. Sólo precisamos pelar la calabaza, cortarla en cuadraditos y dejarla cocer 20 minutos. Luego habremos de machacarla con un tenedor (abstenernos de utilizar la batidora, quedará demasiado suelto) y permitir que suelte el agua al tiempo que se enfría en un colador grande. Se recomienda utilizar de un día para otro. 

Precalentamos el horno a 175º. Previamente tamizamos la harina junto al bicarbonato, las especias, la sal y las nueces (siempre que las hayamos molido bastante) para que se mezclen bien. Reservamos.

Batimos los huevos con el azúcar y el aceite hasta conseguir una mezcla homogénea (aproximadamente durante 2 ó 3 minutos si utilizamos batidora). Añadimos entonces la calabaza y batimos de nuevo lo justo para que se integre. Finalmente agregamos los ingredientes tamizados al principio y batimos hasta que estén completamente humedecidos.

Ya sólo nos queda echar la masa en un molde de rosca y hornear durante 30-35 minutos. Dejar enfriar en el molde durante 10 minutos y a continuación desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla. Se recomienda añadirle un glaseado de chocolate, pero por sí sólo ya sabe genial.

P1150138bis

Anuncios

2 comentarios en “Rosco de calabaza y nueces

Cuéntame qué opinas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s