Magdalenas infalibles y una variación de limón

P1150242bis

Cuando comencé en esto de la repostería creía que podía hacer cualquier cosa. A fuerza de que me salieran mal unos cuantos intentos me decidí por elegir con mucho más cuidado las recetas que me proponía realizar y no inventarme nada (necesitas un poquitín de experiencia para saber qué puede salir bien en repostería). De casualidad me encontré esta maravilla de receta. Es sencilla, se hace a mano con unas varillas y siempre sale bien. Sólo fallé una vez que abrí el horno a media cocción y se bajaron (mea culpa).

Las “magdalenas infalibles” provienen del libro de Sela Cea, “Pan comido”. Se trata de un manual sencillo, para aquellos que no tienen mucho tiempo ni mucha habilidad en la cocina, con recetas bastante habituales en las casas gallegas. En este caso os traigo la receta original y al final unos pequeños ajustes para variarle un poquillo el sabor  (por fin un experimento que me salió bien).

Ingredientes (salen para 10-12 magdalenas grandes o 24-26 más pequeñas):

3 huevos

175 gr. de azúcar

1 vaso pequeño de aceite de oliva suave (lo suelo echar a ojo, pero sobre 150ml. es suficiente)

2 cucharadas de brandy (se puede sustituir por esencia de vainilla, leche, etc)

175gr. de harina

1 sobre de levadura en polvo (16 gr.)

Azúcar para esparcir por encima

Precalentamos el horno a 175º y preparando los papelillos para magdalenas en la bandeja.

Comenzaremos batiendo los huevos un poco. A continuación iremos añadiendo el azúcar, el aceite y el brandy poco a poco y sin dejar de batir. A esta mezcla le incorporamos a cucharadas la harina, previamente tamizada, así como la levadura. Ya sólo nos queda verter la masa en los papelillos y no olvidarnos de esparcir por encima un poco de azúcar para que forme la maravillosa y dulce costra (a mí se me olvida siempre, como podéis observar en las fotos).

Las metemos al horno entre 15 y 20 minutos y las dejamos enfriar. Si se quiere un toque diferente, se les puede añadir colorante, aunque nos despistará un poco a la hora de calcular el nivel de tostado que queremos que alcancen nuestras magdalenas.

P1150248bis

La variante al limón mantiene la receta inicial y le añade dos cucharadas de semillas de amapola y  tres cucharaditas de ralladura de limón al gusto. Estas cantidades son ajustables. A no todo el mundo le gusta el efecto kiwi en las magdalenas y lo entiendo. Finalmente se pintan por encima con un almíbar de limón con una proporción de  75gr. de azúcar por 65 ml. de zumo de limón. Sólo han de ponerse los ingredientes al fuego hasta que el azúcar se disuelva (con estas cantidades sobrará, por lo que se puede dividir a la mitad).

P1150240bis

Anuncios

Cuéntame qué opinas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s