Bizcocho cremoso equivocado

Bizcocho cremoso

Tras un obligado parón por razones familiares y profesionales, aquí estoy de nuevo con nuevas recetas probadas y testadas.

En este caso me he decidido a probar un bizcocho sacado del maravilloso libro “La biblia de los pasteles” de Rose Levy Beranbaum, verdadero tratado de comprensión de los bizcochos. No es para aquellos que deseen animarse a hacer repostería por medio de las fotos (únicamente tiene algunas al principio) sino para realmente aprender los secretos de su confección, combinación de sabores, decoración básica, instrumental…

La receta elegida es la del bizcocho cremoso terciopelo blanco que, por razones de moldes disponibles en mi cocina y, por qué no decirlo, evitar que mi marido y yo acabemos como bolas, decidí dividir a la mitad.

Ingredientes (a temperatura ambiente)

68 gr. de claras de huevo* (más o menos 2 claras medianas/grandes)
4gr, de aroma de vainilla
121 gr. de leche
150gr. de harina
150gr. de azúcar
10 gr. de levadura química
3gr. de sal
85 gr. de mantequilla

*en mi caso he probado a utilizar albúmina en polvo, combinada con agua mineral. Así será necesario 4 gr. de albúmina disuelta en 30 gr. de agua para constituir una clara (para 68 gr. de claras, se multiplican las cantidades por dos). Es preciso además hidratar un rato antes de utilizar para que la albúmina se disuelva. Recomiendo tamizar la albúmina porque a veces quedan grumos.

Previamente se preparan un par de moldes de 18 cm. de ancho y 3 cm. de alto. Yo suelo forrar de papel de horno la base y únicamente engrasar con un poco de mantequilla dicha base y las paredes (no me gusta mucho lo de la harina). Como innovación en mis últimos bizcochos redondos estoy utilizando una tiras para hornear marca Wilton que se colocan humedecidas alrededor del molde para que, no me preguntéis cómo, conseguir que la masa crezca uniformemente y no únicamente por el centro. Doy fe que funcionan.

Se baten ligeramente las claras de huevo, la vainilla y la mitad de la leche y se reserva. Se bate la harina, el azúcar, la levadura y la sal un poco, lo justo para que se mezclen y sustituir el tamizado de estos ingredientes. A ellos se le añade la mantequilla y el resto de la leche. Esto se hará a velocidad baja hasta que se mezcle todo y se humedezcan los ingredientes secos. Una vez homogéneos se aumentará la potencia de batido durante 1 minuto. Finalmente se irá añadiendo la mezcla de los huevos y la leche en tres veces, batiendo medio minuto de cada vez.

Así ya sólo nos queda depositar la mezcla en los moldes y hornear durante 25 minutos en el horno precalentado a 180º

Confesión. He de admitir que metí la pata. Cuando mezclé la leche con las claras eché toda la que tenía (no sólo la mitad), por lo que luego para mezclar con la mantequilla tuve que añadir leche a mayores. Como resultado mi bizcocho queda algo endeble, pero sigue sabiendo muy bien 🙂

bizcocho cremoso detalle

Galletas de machanguitos

DSC_1099bis

Siguiendo con la muestra de galletas que comencé en la anterior entrada, os traigo unas galletas de las que estoy bastante orgullosa.  Son galletas con figura de personitas, monigotes (en Canarias los llaman machanguitos). Creo que me quedaron bastante monas. Empleé para la forma unos cortadores para galletas de jengibre. Hay mucho mundo que descubrir en la reutilización de cortadores 😉

Sigue leyendo

Galletas de bebés

DSC_0781bis

Empecé en esto de las galletas decoradas porque me iba a casar y quería tener un detalle con mis invitados, amigos y conocidos. Me gustó, me divertí, vi que no me salía mal del todo y me animé a hacer alguna cosilla más para ocasiones especiales. Tanto lo que os traigo hoy como en las siguientes entregas son muestras de mis primeros pasos.

Sigue leyendo

Magdalenas infalibles y una variación de limón

P1150242bis

Cuando comencé en esto de la repostería creía que podía hacer cualquier cosa. A fuerza de que me salieran mal unos cuantos intentos me decidí por elegir con mucho más cuidado las recetas que me proponía realizar y no inventarme nada (necesitas un poquitín de experiencia para saber qué puede salir bien en repostería). De casualidad me encontré esta maravilla de receta. Es sencilla, se hace a mano con unas varillas y siempre sale bien. Sólo fallé una vez que abrí el horno a media cocción y se bajaron (mea culpa).

Las “magdalenas infalibles” provienen del libro de Sela Cea, “Pan comido”. Se trata de un manual sencillo, para aquellos que no tienen mucho tiempo ni mucha habilidad en la cocina, con recetas bastante habituales en las casas gallegas. En este caso os traigo la receta original y al final unos pequeños ajustes para variarle un poquillo el sabor  (por fin un experimento que me salió bien).

Sigue leyendo

Pan de especias de chocolate

P1150218bis

O debería decir pan de especias y miel, si como a vosotros os ha pasado que la miel empleada para esta receta resulta tener demasiado “carácter”. En esta ocasión he vuelto a probar una receta de El gran libro del gourmet: chocolate, nuevas armonías de Rosalba Gioffré. Todas las fotos son preciosas y dan muchas ganas de hacer las recetas. Hay que tener un poco de experiencia con algunas de ellas, que son algo más que sencillas, pero puedo prometer que las que he hecho por el momento han salido todas riquísimas. No puede ser de otra manera si hay chocolate de por medio, claro. Sigue leyendo

Muffins ingleses

P1150213bis

Existen los muffins americanos, que podemos confundir con simples magdalenas rellenas de frutas etc., y los ingleses, pequeños panecillos dulces para acompañar con mantequilla y mermelada. La receta hoy corresponde a estos últimos y está sacada de un libro muy curioso, un manual de cocina de Ana María Herrera, el cual mantiene el espíritu de la cocina tradicional española. Son muy sencillos de hacer y sólo precisaremos un molde de muffins. En casa tenemos un par de silicona que no hace falta engrasar previamente, pero servirá con cualquiera metálico. Con estas medidas obtendremos sobre 11 u 12 unidades.

Sigue leyendo

Tortitas americanas

P1150202bis

Lo de las crepes, tortitas, filloas, etc. es todo un reto para mí. Todas recetas diferentes, todas tan ricas. Juro y perjuro que otras veces me han quedado mucho mejor de presentación que lo que veis aquí. Lo que sí que no puedo negar es que saben genial de cualquier manera. Es una receta sacada del archiconocido 1080 recetas de Simone Ortega. Aunque en el libro dice que salen 14 a mí me suelen salir sobre 8. Sigue leyendo